construccion de piscinas logo
home contacto email
 
 

Cloradores automaticos

 

En el ámbito de las piscinas, los cloradores automáticos son otro de los elementos que más utilidad tienen, sobretodo si hablamos del mantenimiento del agua. Básicamente, los cloradores automáticos son aparatos determinados en los cuales se pueden depositar una determinada cantidad de cloro, que de manera uniforme y continua van dispersando por todo el agua que posea la piscina en donde fue colocado y teniendo en cuenta su capacidad total de la misma.

Además, estos dispositivos son considerados como una solución definitiva a los inconvenientes que presentan el procedimiento de cloración que necesita frecuentemente una piscina, ya que este tipo de herramientas están fabricados de tal manera que no es indispensable el uso de la electricidad para funcionar, ya que emplean pastillas de cloración por lo que también sirven para mantener en buenas condiciones al agua y son muy fáciles de colocar en las superficies. Otra de las opciones que tenemos a la hora de utilizar cloradores automáticos es empleando cloro en estado líquido, con lo cual evitamos la manipulación de las tabletas de cloro, consta de un sistema de filtración que de manera uniforme va limpiando la pileta completamente. Igualmente, este tipo de cloradores pueden encontrarse en el mercado a diferentes precios, también poseen diferentes formas, distintos tamaños y se diferencian entre sí de acuerdo a sus particularidades. Otra alternativa de este tipo de dispositivos portátiles como cloradores automáticos para piscinas son las boyas.

esparcidor de cloro automaticoEstas boyas simplemente se deben depositar en la superficie y dejar que funcionen como corresponde, ya que tienen el mismo objetivo que otros aparatos proveedores de cloro para las diferentes piscinas del ámbito. Incluso, es importante señalar que en cuanto a precios, las boyas son los elementos más accesibles que tiene actualmente el mercado para la venta. Igualmente, es importante que sepamos emplear un dispositivo como este, porque es imprescindible que a la hora de colocarlo dentro de la piscina sea programado para su tarea eficiente, pues es necesario saber la cantidad de agua que posee el natatorio para luego calcular la medida con la cual el clorador deberá trabajar. Además, si no estamos muy seguros de cómo proceder es recomendable consultar con un experto para que nos asesore acerca de la preparación correcta, especialmente en la primera aplicación.

Un ahorro de tiempo

cloradores mecanicosOtro punto a tener en cuenta respecto a los cloradores automáticos es que, de forma continua y en el tiempo que consideremos, deben suministrarse de cloro, ya que lo largo de su trabajo va liberando el producto de manera automática. Sin embargo existen otros aparatos más tecnológicos que no necesitan ser recargados constantemente por los dueños de la piscina.

Los cloradores automáticos son dispositivos que se suelen conseguir en diferentes locales, aunque su principal sitio de demanda comprende las tiendas especializadas en la cuestión, es decir, que se dedican esencialmente a la venta de productos y elementos destinados para el uso en piscinas de todas las marcas y modelos.

Otra de las grandes ventajas de un clorador automático es que, facilita considerablemente parte del trabajo de mantenimiento que se le debe realizar a una pileta, ya que según informes referidos a la salud el cloro es un producto químico que en el caso de estar en contacto constantemente con la persona puede llegar a perjudicarle, sobretodo acarrea inconvenientes en las vías respiratorias e irritación en los ojos. Es importante sobre todas las cosas, que tengamos en cuenta a la facilidad de uso que tienen los cloradores para emplear el cloro como limpiador en la tarea del mantenimiento de agua, incluso acciona como producto purificador prolongando los días de duración en cuanto a la limpieza total de la piscina. Así como también es ideal para la eliminación de agentes perjudiciales del exterior que estén adheridos al agua, tal como sucede con los microorganismos que incluyen a los hongos, algas y bacterias, cumpliendo efectivamente con su funcionalidad.