construccion de piscinas logo
home contacto email
 
 

PISCINAS NATURALES

 

Las piscinas naturales son una excelente alternativa para las personas que se preocupan por no estar en contacto con gran cantidad de productos químicos y tóxicos. Esta clase de piscinas basa su funcionamiento en la gran capacidad de filtración de distintas clases de plantas y en filtros de grava y arena; las piscinas naturales que nos recuerdan a los estanques en los que en nuestra infancia nos bañábamos rodeados de ranas y peces, son actualmente un gran incentivo para las personas que apuestan por una forma de vida más natural y clásica.

En países de primer mundo como Alemania, Austria e Inglaterra, la construcción de piscinas naturales tiene un gran auge y se extiende a lo largo y a lo ancho de cada uno de esos países, se construyen desde hace más de 15 años y existen en el mercado empresas altamente especializadas que aplican determinados sistemas patentados.

En Sudamérica, la construcción de las mismas es algo incipiente y sólo podemos encontrar un pequeño puñado de ejemplos, pero de todas formas, este fenómeno creciente, tendrá en un futuro más aceptación debido a sus grandes ventajas que hacen que las piscinas tradicionales no nos satisfagan por completo. Con respecto a las piscinas naturales públicas, las normales legales exigen que se incorpore un mínimo de cloro, algo incompatible e ilógico con respecto a la filosofía de estos natatorios naturales; es por esto que podemos utilizar elementos como catalizadores para poder disminuir el nivel de cloro en el estanque.

piscinas-naturales
La construccion de piscinas naturales ha aumentado casi en un 30% en el ultimo año.

Existen en la actualidad muchos sistemas de piscinas naturales, todos se basan en un mecanismo en común: aquel por el que las plantas acuáticas aceleran el crecimiento de microorganismos que son beneficiosos para nuestra salud, que a su vez, se encargan de eliminar las bacterias y mantienen el estanque limpio cumpliendo así los estrictos criterios de calidad de agua en todo el mundo. La luz del Sol calienta el agua en la zona conocida como “de regeneración” y el agua caliente, de forma gradual, se filtra en el área en donde se nada, de dos metros de profundidad.

Todo este proceso se basa en los principios de regeneración que el agua posee en un curso natural donde podemos encontrar saltos de agua y platas filtrantes.

Cada una de las piscinas naturales es un mundo, es por esto que cuando planeamos la construcción o instalación de alguna de ellas es muy importante confeccionar un detallado estudio de las condiciones del lugar, especialmente aquellas que tengan estricta relación con el clima, el tipo de filtración y decantación, la plantas acuáticas oxigenantes y depuradoras que se deben instalar y si es conveniente o no hacerlo, colocar ranas, peces en la zona de depuración, etc. Los ingenieros especializados en piscinas naturales nos dan varios consejos a la hora de instalar una, ellos alegan que hay que tener en cuenta el tipo de vegetación de la que disponemos en las zonas de sombra y en las zonas en dónde el sol tiene mucha presencia; ya que esto condiciona totalmente el sentido de recirculación del agua. Aunque realizar la instalación de una piscina tradicional y una piscina natural tiene casi el mismo costo, la mayoría de los usuarios señala que los costos se reducen al optar por las piscinas naturales, ya que, entre otras cosas, no es necesario comprar productos químicos, lo que hace que el mantenimiento sea casi nulo.

piscina-natural-plastico foto-piscina-natural piscinas-naturales-en-madrid construccion-piscina-natural

Cuando elegimos como alternativa un estanque natural debemos realizar un trabajo de jardinería para tener nuestra pileta limpia; un trabajo sencillo, agradable y que no demanda mucho tiempo. Los mosquitos dejan de ser un problema para convertirse en un detalle, ya que son devorados por sus propios depredadores: ranas, pájaros y murciélagos. A la vez podemos encontrar sistemas de limpieza automáticos. Estas piscinas naturales sólo deben limpiarse 3 veces al año: los meses más recomendables para hacerlo son: abril, julio y septiembre.

Podemos encontrar en el mercado innumerables modelos de piscinas naturales y éstas deben ser adaptadas a cada clima y a las condiciones del lugar; la única condición indispensable es disponer de gran espacio en la vivienda, la zona reservada para nadar debe tener no menos de 30 metros cuadrados, a lo que debemos sumar el mismo espacio para la zona de regeneración, que se sitúa en los márgenes. Como lo que pretendemos con estas piscinas naturales es imitar a la naturaleza, es necesario poner el agua en circulación a través de un sistema de tuberías, cascadas y bombas, como si imitáramos a un río de verdad. La parte fundamental de esta instalación es el estanque secundario que se encarga de la purificación  que sirve de biotopo de limpieza; las piscinas naturales deben asemejarse lo más posible a un lago natural, con escasa profundidad en los márgenes que luego aumenta hacia el centro.